La felicidad más que un estado en el que entraremos una vez que hemos logrado todas nuestras metas, es un estado de bienestar emocional, físico y mental.

Somos seres complejos formados por elementos muy simples, por lo cual es fácil pasar por alto las cosas más pequeñas que damos por sentado en nuestras vidas.

¡Elige ser feliz! Ya es hora de expulsar de tu vida aquellos sentimientos y vibras negativas que eclipsan tu bienestar para remplazarlos por sentimientos positivos que te ayuden a vivir tu vida con mucha más alegría y entusiasmo.

Cada vez que formamos un hábito este tiene un impacto en nuestra vida cotidiana, lo cual inevitablemente influye en nuestro funcionamiento psicológico interno y en nuestra relación con los demás.

Hay algunos cambios que puedes introducir en tu rutina diaria para conseguir disfrutar al máximo de cada día y así, ir construyendo una vida llena de felicidad y alegría. Vamos a repasar los 7 hábitos para ser felices.

1. Estar Presente (Atención plena)

Tráete presente. Y la idea aquí es que en realidad el tiempo es una ilusión. No hay futuro y no hay pasado. Y la mayoría de las emociones desagradables que sentimos tienen algo que ver con el futuro o el pasado. Si tenemos miedo, si estamos estresados, generalmente es porque tenemos miedo de algo que pueda suceder en el futuro, por lo general.

Y si sentimos, digamos, resentimiento o enojo, este tipo de emoción negativa también suele estar arraigada en el pasado. Y la felicidad es la emoción que sientes en el presente. Si mueves la felicidad hacia el futuro, se convertirá en emoción. Si mueves la felicidad al pasado, generalmente se convertirá en nostalgia. Pero la verdad es que la felicidad, la verdadera alegría pura, está en el momento presente y solo en el momento presente.

Practicar mindfulness diariamente te da la oportunidad de detenerte y pensar en las cosas de tu vida por las que estás agradecido. También te permite vivir en el momento y notar las pequeñas cosas a tu alrededor que de otra manera pasarían desapercibidas. Entras en la naturaleza y sientes la frescura del aire. Ese es el momento de alegrarnos, porque cuántas veces ni siquiera nos damos cuenta de cómo respiramos, lo que vemos a nuestro alrededor.

Entonces, si practicas la conciencia plena y regresas al momento presente, tu punto de felicidad comienza a subir. Te ayuda a relajarte y a cambiar la forma en que piensas y sientes tus experiencias, especialmente aquellas que son estresantes. Hacer esto puede mantenerte en un nivel relativamente estable de felicidad en lugar de hacer que tus sentimientos suban y bajen.

2. Agradece

La gratitud es un hermoso ejemplo de estrategia a largo plazo sobre la gratificación instantánea, porque la cosa es que cuando expresas gratitud, te sientes un poco mejor. Pero, en general, no te hace sentir eufórico, extático, alegre. Simplemente te hace sentir un poco mejor; cambia tu perspectiva.

Pero la cuestión es que hay una investigación que muestra que si expresas gratitud diariamente durante 30 días, tu percepción de tu propia felicidad aumenta un 25%. Tenemos que analizar las estrategias a largo plazo que pueden ser instantáneas y que no son tan efectivas, pero a largo plazo te ayudan a aumentar tus puntos de felicidad.

Realizar un “ejercicio de gratitud” diario escribiendo algunas cosas que te hagan sentir agradecido cada noche puede aumentar tu felicidad. Ejercicios de gratitud como este alejan a las personas del resentimiento y la desesperación, y promueven la felicidad en su lugar.

Es una buena idea agradecer al menos una vez al día. Este es un ejercicio simple que podemos hacer diariamente para aumentar nuestro punto de felicidad.

Todos tienen días malos y momentos frustrantes, pero eso no debería evitar que pienses en lo bueno de tu vida por unos segundos. Este pensamiento positivo tiene un efecto acumulativo que hará que te des cuenta de que algunas cosas que creías que eran realmente importantes en la vida tal vez no sean tan importantes. Practicar la gratitud es un hábito pequeño y sostenible para ayudar a aumentar tu punto de felicidad.

3. Amor Propio

Está claro que no puedes ser verdaderamente feliz a menos que seas feliz contigo mismo. Y sé que la pregunta número uno que escucho cuando hablo sobre este tema es: “¿Pero dónde sé la diferencia entre el amor propio saludable y las relaciones egoístas o poco saludables hacia uno mismo o el egocentrismo?”

Casi todas las cosas malas que hacemos a otras personas, las hacemos porque realmente no nos amamos a nosotros mismos. Porque si realmente nos amamos y aceptamos, no necesitamos demostrar nada a nadie. No necesitamos demostrar que alguien está equivocado para mostrarle algo a nadie. Y ahí es donde suceden todas esas cosas poco saludables si realmente no tienes amor propio.

No necesitas la aprobación de nadie para estar bien contigo mismo.

Hacer ejercicio de forma regular y alimentarte sanamente aumenta la autoestima, reduce la ansiedad y el estrés. La actividad física es el activador de la felicidad más efectivo de todos, y si lo puedes hacer disfrutando de la naturaleza, es aún mejor.

4. No te lo tomes personal

Suceda lo que suceda a tu alrededor, no te lo tomes personalmente. Hagan lo que hagan los demás, no lo hacen por ti: lo hacen por ellos mismos. Digan lo que digan, no se trata de lo que tú eres, sino de lo que ellos son.

Si alguien te da su opinión y te dice: «Oye, estás muy gordo», no te lo tomes personalmente, porque la verdad es que se refiere a sus propios sentimientos, creencias y opiniones; no se refiere a ti, sino a su visión personal del mundo. Te lanzan veneno emocional, te lo tomas y lo conviertes en tu propio veneno.

El motivo de que nos tomemos las cosas personalmente es «la importancia personal». Consideramos que todo gira a nuestro alrededor, y que somos responsables de todo lo que sucede. Sin embargo, «nada de lo que los demás hacen es por ti. Lo hacen por ellos mismos».

Cuando comprendas esto, de verdad, y te niegues a tomarte las cosas personalmente, será muy difícil que los comentarios insensibles o los actos negligentes de los demás te hieran: «Alguien pueden enviarte veneno emocional en forma intencionada, pero si no te lo tomas emocionalmente, no te lo tragarás. Viajarás por todo el mundo con el corazón abierto por completo y nadie te herirá».

Por eso, no te tomes nada personalmente. Cuando lo hagas un hábito, no necesitarás depositar tu confianza en lo que hagan o digan los demás. Bastará con que confíes en ti mismo para elegir con responsabilidad.

5. Perdona

Cuando perdonamos a quienes nos han hecho mal nos sentimos mejor, experimentamos emociones positivas y una mayor cercanía a las otras personas.

A a veces estamos pensando que si perdonamos, el daño no será castigado. Así que no queremos perdonar, porque queremos algún tipo de aprendizaje de eso, o que el mal sea castigado. Pero la verdad es que el perdón no es una práctica para nadie más que para ti.

Estar molesto con alguien es como tomar veneno con la esperanza de que le haga daño a la persona con la que estas molesto. Si estás molesto con alguien, si estás enojado con alguien, si guardas rencor contra alguien, la única persona que sufre eres tú. Solo tu.

Y en el momento en que te das cuenta de eso, en el momento en que te das cuenta de que el perdón no se trata de la otra persona que te ha lastimado, sino solo de ti, tienes mucha más motivación para trabajar en eso.

6. Fortalece tus Relaciones

La fuerza de tus relaciones sociales es súper importante para la felicidad. La ciencia indica que la calidad vale más que la cantidad. Encuentra tiempo para prestar atención a tus seres queridos: familia, amigos, mascotas, etc.

Sabemos que en el crecimiento personal tenemos la idea de que la transformación comienza con asumir la responsabilidad personal de uno mismo. Y hay una cosa hermosa que dice que no necesitamos a nadie para la felicidad. La felicidad está dentro de ti, pero en el momento en que algo te sucede a ti y a tus seres queridos, está bien que no te sientas feliz. Esta bien. Porque eres un ser social.

Entonces, también está bien no sentirse tan feliz cuando algo anda mal con una persona cercana a ti. Tienes que rodearte de personas a las que amas, a las que te importan, a las que estás apegado, aunque eso significa que a veces puedes ser un poco infeliz si algo les sucede.

Entonces, para resumir esa idea sobre las relaciones, los científicos han demostrado que las personas en relación, son más saludables, sanan mejor y viven más tiempo.

Y también el aislamiento social es aparentemente el asesino número uno en la sociedad actual, porque el aislamiento social hace que sea menos probable que te recuperes de cáncer o enfermedades mentales y cardiovasculares. Por lo tanto, las relaciones son importantes no solo para la felicidad, sino también para nuestra salud y longevidad.

7. Sonríe y se optimista

Según un estudio de Academy of Management Journal, sonreír mientras se tiene un pensamiento positivo aumenta la sensación de bienestar. Incluso cuando no tenemos ganas de sonreír esta actividad es capaz de engañar al cerebro para pensar que no se siente tan triste o enojado como creía estarlo.

Según la programación neurolingüística, nuestras acciones puede programar a nuestro cerebro a cambiar ideas o emociones negativas sobre nosotros mismos.

El optimismo se correlaciona con la felicidad, pero no son idénticos. Si continuamente esperas una vida agradable, será más probable que obtengas más satisfacción y disfrutes la vida, lo que también conducirá a una mejor salud física y longevidad. Tienes que esperar que sucedan cosas positivas, incluso en las peores situaciones. Si eliges esperar lo negativo, eso es exactamente lo que experimentarás.

Parte de ser optimista es poder decirse a sí mismo que todo estará bien. Si puedes convencerte de esto en tu mente, es más probable que sea una profecía autocumplida. Use afirmaciones positivas para generar el optimismo que necesita para vivir una vida feliz.

Si no naces con un sentido innato de optimismo, puedes aprenderlo. La investigación muestra que las personas felices e infelices experimentan el mismo número de eventos adversos en promedio a lo largo de sus vidas. La diferencia es que las personas optimistas interpretan los eventos desafortunados de la vida de una manera diferente que las personas pesimistas, y están dispuestos y pueden hacer cambios positivos en sus vidas para oponerse a los eventos negativos que experimentan. Los pesimistas, por otro lado, tienen más probabilidades de no hacer nada y caer en la negatividad, el agotamiento y la depresión.

Comentarios

Artículos Relacionados

Medicina
Arely Villagrán

Rapé: Medicina del Viento

El Rapé es una medicina sagrada, que honra la relación ancestral entre nuestros abuelos y el sagrado Tabaco. Se prepara mediante varias combinaciones de tabaco,

Japiness
Japi

Las reglas del Dalai Lama para ser Feliz

El Dalai Lama escribió una lista con 18 puntos, los cuales, todas las personas del mundo deben seguir para lograr en paz, felicidad y armonía.

Ancestral
Edwin Omar

Chakras: ¿Qué son y por qué se bloquean?

Chakra es una palabra que proviene del sánscrito y se traduce como “rueda”, esto se debe a que la fuerza vital o prana, se mueve dentro de nosotros girando como una rueda.