Ayahuasca: Un encuentro con tu Inconsciente

La ayahuasca forma parte de las llamadas plantas maestras, entre las cuales también figura nuestro nacional peyote. Es una maestra conocida como “la abuelita” porque como una abuela, es dura con su enseñanza pero lo hace con amor y por tu bien. La ayahuasca es el brebaje utilizado ritualmente por chamanes, curanderos o maestros ayahuasqueros de las etnias del Amazonas —desde hace más de cinco mil años— como un camino para obtener la expansión de la conciencia.

La huasca, yagé, purga o daime, son algunos de los nombres utilizado para referirse a esta antigua y sagrada pócima. El brebaje se obtiene mezclando dos o más sustancias farmacológicamente activas: la liana de la Ayahuasca (Banisteriopsis caapi) y la Chacruna (Psychotria viridis), que son machacadas y cocidas en agua hirviendo hasta por 16 horas. La ayahuasca ha sido el quid de la curación y la vida espiritual en la gran cuenca del Amazonas desde tiempos inmemoriales. La sinergia entre ambos elementos activa la dimetiltriptamina (DMT) en el cerebro. El DMT no tiene actividad cuando se administra oralmente a menos que esté acompañada de un inhibidor de la MAO (monoaminooxidasa), como sucede en el caso de la ayahuasca.

El DMT es un alcaloide triptamínico, el cual es responsable de los sueños en la fase REM del descanso inconsciente. Es el responsable de los sueños lúcidos también. Se dice que el cuerpo sólo libera el DMT al nacer y al morir, lo que ha hecho muy popular su adquisición sintética por mucha gente. Pero el DMT sintético  a comparación de la ayahuasca no tiene absolutamente nada que ver.

La experiencia de la ayahuasca empieza en el momento que tomas la decisión de querer hacerlo y sigue indefinidamente en el tiempo. Lo primero a considerar es hacer una dieta para purificar tu organismo y que el golpe físico de tomar el yage no sea tan tormentoso. El brebaje te purga y te limpia, por lo que entre más “contaminado” esté tu organismo, más vas a sentir la sacudida de la purga. La dieta es básicamente la siguiente: no comer carnes rojas y los últimos dos días se sugiere evitar la ingesta de cualquier animal, no comer alimentos procesados, ni irritantes como picante o café, no alcohol, ni drogas recreativas o farmacéuticas, no lácteos, no sexo, descanso los tres días previos al trabajo y mantener la dieta los tres días posteriores para mejores resultados, y algo super importante hidratarse, el agua es la forma como nuestro cuerpo se limpia constantemente, así que durante los días posteriores al proceso, hay que beber más agua de la que acostumbramos.  

Con la ayahuasca te mueres un poquito, o sea, una muerte metafórica, porque  tienes que matar las sombras que acechan tu desarrollo personal, es un encuentro con lo más oscuro de uno mismo, por eso es conocida como la “liana de la muerte”. Esa oscuridad es nada más y nada menos que tu inconsciente, un cara a cara con lo más enterrado de nuestro ser. Es una experiencia dura, una pelea de gladiadores en un terreno fantástico y desconocido, y como no te puedes quedar “en el viaje”, sabes que tu consciente es el que verá la luz; una luz como cuando abres por primera vez los ojos, como cuando sales de la oscuridad del vientre materno. Así es. Te mató tu inconsciente.

Cada facilitador tendrá su propia manera de llevar la ceremonia, según sus tradiciones, pero es importante entender que cualquiera que sea esa forma, debe ser desde el respeto, amor y conocimiento de lo que va a hacerse.

Usualmente, la experiencia de Ayahuasca pasa por tres etapas:

  • Se produce un acceso radical al inconsciente profundo del participante, donde generalmente se encuentran adicciones, traumas, experiencias reprimidas, contenidos de la sombra, etc. el participante se enfrentará a tales contenidos inconscientes pero será ayudado por la fortaleza y la sabiduría de la Madre Ayahuasca, hasta que de todas maneras superará, sanará de cualquier fuente inconsciente de sufrimiento o emociones y comportamientos dañinos.
  • Luego, usualmente el participante es sacado de la oscuridad hacia un reino de luz y bienaventuranza, donde hay varias posibilidades: tal vez la Madre Ayahuasca restaure la energía robada por la adicción o trauma etc, o el participante puede experimentar el verdadero Yo, la Divinidad, nuestra Divinidad interna en unión con el cosmos, o también el participante puede experimentar el cese del sufrimiento, lo que el budismo llama Nirvana.
  • Finalmente, el participante entrará en un estado de no-identificación con el ego que es el ámbito de la pena y el miedo, experimentará durante algunas horas la identidad suprema más allá del “yo” cotidiano y encapsulado.

En un retiro de ayahuasca siempre pierdes la batalla para renacer más fuerte, más vivo y en comunión con la vida misma.

A toda esa batalla con la ayahuasca se le llama “hacer el trabajo”, y más que un trabajo cualquiera, se asemeja más a los 12 trabajos de Hércules; al viaje del héroe para hacerse valer ante los dioses. Ése es el tipo de dificultad al que te enfrentas con el trabajo de ayahuasca, pero la recompensa es inversamente grata, te estrenas como el Dios que somos todos.

Es importante tener un propósito, y al saber que no es algo recreativo, su intención puede ser descubrir caminos en el presente, abrir puertas para transitar por otros caminos futuros, superar traumas pasados, sobreponerse de adicciones, comportamientos indeseados o tener una experiencia espiritual entre otras cosas. Aunque nos pongamos específicos, todos llevan de la mano un cambio de hábito y esto es algo que cambia la vida, sea que ese vaya a ser el catalizador a un aprendizaje más grande o que sólo sea un efecto colateral.

El psicólogo William James fundador de la psicología funcional y defensor de terapias alternativas con curanderos, fue el primero en hablar de hábitos en la psicología, a él se le atribuyen los famosos 21 días necesarios en la plasticidad cerebral para generar un cambio de hábito. Pero nuevos estudios realizados por la universidad del sur de California indican que los hábitos comienzan a desarrollarse ante una necesidad y terminan siendo el resultado de un aprendizaje de asociación que demora entre 15 y 254 días. Por lo que hay que estar dispuesto a seguir trabajando las enseñanzas que revela la ayahuasca muchos días después de haberlo tomado, si es que queremos cambios reales.

Tomar ayahuasca no es fácil, tienes que estar dispuesto a adentrarte en la profundidades de tu inconsciente y a tener una poderosa y larga experiencia espiritual. Pero cuando vas sin miedo y dispuesto, es una experiencia que te cambia la vida. Que te permite conectarte con absolutamente todo y todos, pero lo más importante, te permite reconectar contigo mismo, con tu SER Espiritual.

La ayahuasca no te da lo que quieres, sino lo que necesitas. A la experiencia psicodélica viene intrínseca en un cambio real perdurable. Es tecnología, para acortar el camino de nuestro desarrollo personal, y hoy en día, que se ha vuelto una “tendencia”, un foco de atención, el inicio de la nueva revolución psicodélica, tal vez también se vuelva un camino para el desarrollo colectivo, para empezar a crear una nueva y consciente manera de vivir en conjunto. Que así sea.

Japi

Japi

Somos una comunidad formativa y de desarrollo de conciencia dedicada a compartir cómo convertirte en tu mejor versión. Japi es una tribu, somos todos; todos los que sabemos que la felicidad es una llama que hace al mundo seguir en movimiento.

Comentarios

Artículos Relacionados

Salud
Arely Villagrán

Hola, soy la Ansiedad

Soy la ansiedad, no te asustes… vengo en son de paz, por cierto, ¿por qué te asustas tanto ante mi presencia? Digo, sé que te

Breathwork
Arely Villagrán

Respiración Consciente

La respiración es uno de los procesos primordiales del cuerpo; sin embargo, tendemos a prestarle poca atención en nuestra vida diaria. Pero una vez que

Conciencia
Arely Villagrán

Adicciones y Espiritualidad

A principios de la década de 1930, el Dr. Jung trabajó con un hombre alcohólico llamado Rowland y ese trabajo contribuyó, años más tarde, a

Ancestral
Japi

El Círculo de Medicina

El círculo de medicina es un sistema filosófico, una especie de mapa o brújula que nos orienta y nos une a la Tierra y al Universo.

Selecciona Tipo de Moneda

Tipo de cambio solo como referencia - Todos los pedidos son procesados en $ Peso mexicano MXN.
  • MXNPeso mexicano ($)