Arely Villagrán

Arely Villagrán

Merkabah: Campo de energía multidimensional

El Merkabah  es un campo de energía que alcanza 20 mts alrededor del cuerpo y es de naturaleza geométrica y cristalina, este regula nuestra energía y funciona por un magnetismo que nos mantiene en equilibrio con nuestro planeta y universo.

Merkabah significa campo de Luz-Espíritu contra-rotatorio. Se conoce que éste campo de energía formaba parte activa del ser humano hace 13 000 años y debido al desfasamiento de las dimensiones se sufrió una caída de conciencia a la tercera dimensión y se perdió la conciencia del Merkabah, un campo natural de protección.

Está formado por tres tetraedros estrellas que están entrecruzados y enlazados entre sí, pero que al mirarlos se ven como una sola forma completa. Cada uno de los tetraedros estrella tiene su propia dirección de movimiento y calificación:

El primero es femenino y gira en la misma dirección que las agujas del reloj.

El segundo, el masculino, gira en el sentido contrario de las agujas del reloj.

El último se mantiene estable y no gira.

El Merkabah es un estado de consciencia que se logra al entender que el todo es uno con nosotros y que nosotros a su vez somos el uno con el todo, que por más pequeños que creamos ser formamos parte y somos fundamentales para que un plan mayor tenga lugar.

Es el vehículo para la ascensión. Está destinado a enseñaros a comunicarnos con los diferentes universos y nos permite el viaje entre dimensiones. Es la unión entre el ser humano y el universo.

Ejercicio de meditación MERKABAH

1) Asumimos la postura corporal y el mudra elegidos.

2) Cerramos los ojos. Nos concentramos en nuestra respiración, sin modificarla aún.

3) Reducimos nuestro ritmo respiratorio, tanto como nos sea posible.

4) Visualizamos nuestra Merkabah, nuestra estrella tetraédrica, en el centro de nuestro pecho.

5) Imaginamos que nuestra estrella empieza a girar, lentamente. Inhalamos, y visualizamos el aire que ingresa a nuestro cuerpo, viaja hasta nuestro pecho e ingresa a la estrella; al hacerlo, aumenta un poco la velocidad con que gira nuestra Merkabah.

6) Continuamos respirando, visualizando cómo nuestra Merkabah gira a una velocidad cada vez más mayor.

7) Cuando la Merkabah viaja a una velocidad tan rápida que sus bordes ya no son nítidos y vemos sólo una estela circular, imaginamos que la estrella empieza a crecer, lentamente.

8) Visualizamos que la estrella continúa creciendo hasta exceder nuestro cuerpo; ya no es una estrella dentro de nuestro pecho, sino que nosotros estamos dentro de la estrella.

9) Nuestro Merkabah continúa girando a una velocidad prodigiosa. Visualizamos que del centro de nuestro pecho se enciende una pequeña luz.

10) Con cada inhalación, la luz va creciendo, expandiéndose en todas direcciones, lentamente, hasta cubrir completamente nuestra Merkabah.

11) Exhalamos, y al hacerlo, la velocidad con que gira nuestra Merkabah va disminuyendo, muy lentamente, pero la luz blanca que la cubre no pierde intensidad ni tamaño.

12) Continuamos respirando hasta que nuestra Merkabah se ha detenido. Llevamos nuestra atención a la luz que nos cubre.

13) Exhalamos, y al hacerlo, nuestra Merkabah va reduciéndose lentamente, hasta regresar a su lugar original en el centro de nuestro pecho.

14) Llevamos nuestra atención a la respiración. Recuperamos lentamente su ritmo normal.

15) Abrimos los ojos, lentamente.

La meditación Merkabah cura nuestra aura. Por lo tanto es una herramienta de sanación espiritual que permite el equilibrio emocional, y al mismo tiempo crea una armadura que nos protege de los embistes de las energías negativas del exterior que quieren ingresar a nuestro cuerpo. Es decir que transforma la energía interna en energía positiva y evita la entrada de toda energía que no sea benéfica.

La Merkabah ha sido desde el inicio de los tiempos un símbolo del amor incondicional. Al purificar nuestra aura, nos permite relacionarnos únicamente desde el amor, dejando de lado los miedos, el recelo, el enojo o cualquier otra emoción negativa. Por eso mismo, existen medallones con forma de Merkabah que algunas personas llevan siempre alrededor de su cuello, como un recordatorio constante del poder de ese vehículo de superación personal que todos poseemos en nuestro interior.

Nuestro vehículo Merkabah pone fin a los vicios espirituales de la vida moderna: nos ayuda a conectarnos con otra realidad, poniendo fin a la obsesión que los hombres occidentales tenemos con lo material. Desarrolla nuestra conciencia, y elimina la envidia, el temor y los celos.

 

Arely Villagrán

Arely Villagrán

Comentarios

Artículos Relacionados

Mindfulness
Arely Villagrán

Mindfulness: El arte de vivir conscientemente

La mente humana divaga de forma natural. A menudo solemos  pensar detenidamente acerca de nuestras pérdidas, problemas, retos… lo que puede provocarnos tristeza, estrés, angustia

Ancestral
Edwin Omar

Chakras: ¿Qué son y por qué se bloquean?

Chakra es una palabra que proviene del sánscrito y se traduce como “rueda”, esto se debe a que la fuerza vital o prana, se mueve dentro de nosotros girando como una rueda.

Japiness
Japi

Ikigai: Una filosofía de vida japonesa

Japón es el país en el que la gente vive más años y parece que no solo son campeones en el arte de vivir mucho tiempo, sino también maestros en tener ganas de vivir.