Xanga: La nueva medicina para el espíritu

La Xanga es una mezcla que combina DMT de plantas y hierbas de la selva, como liana de ayahuasca, gordolobo, loto azul, menta, tabaco, entre otras. El DMT (N,N-dimetiltriptamina), conocido popularmente como “molécula de Dios”, se trata uno de los compuestos psicoactivos más potentes que existen. Es capaz de producir experiencias que, en intensidad, superan a la mayoría de los psicodélicos.

La Xanga es un enteógeno; se considera enteógenos a aquellas sustancias vegetales y animales que permiten conectar con “entheos” , es decir, con la divinidad interior, con el “origen divino” ( entheo + genesis) . Es la misma raíz griega de la palabra teología , Zeus (teus, deus), entusiasmo (en theos ) “el que vive en lo divino”.

Entre las medicinas naturales que encontramos en esta familia están la ayahuasca, el peyote, los hongos, el yopo, el iboga, san pedro, bufo alvarius, etc. El término enteógeno ha tenido un gran éxito que le ha dado una categoría de honor y de rigor a estas medicinas que han demostrado ampliamente ya su potencial sanador, psicoterapéutico y evolutivo.

La experiencia con la Xanga es análoga a la ayahuasca, te conecta con la energía de la madre tierra y con tu consciencia divina; pero sin llevarte a un viaje tan largo e incontrolable como lo puede ser una experiencia de toma de ayahuasca de forma bebible. Es muy agradable también, no se sufre náuseas o diarrea, es mucho más suave, menos extraña, dura menos tiempo y es muy profunda.

La Xanga al ser un enteógeno relativamente reciente no está asociado con rituales ancestrales como otras medicinas, sin embargo se debe manejar con respeto y con las consideraciones necesarias para tener una experiencia segura y de sanación.

Un equipo de investigadores ha “entrado” en el cerebro para entender cómo tomar DMT afecta la conciencia humana al alterar significativamente la actividad eléctrica del órgano. El estudio, publicado en Scientific Reports , es el primero en mostrar los cambios en las ondas cerebrales producidos por el potente psicodélico durante la vigilia y podría ayudar a explicar el por qué de las intensas imágenes y experiencias inmersivas de “soñar despierto”.

El DMT es particularmente intrigante. La intensidad visual y la profundidad de la inmersión producida por las altas dosis de la sustancia parecen estar en una escala superior a lo que se informa en comparación con los psicodélicos más ampliamente estudiados, como la psilocibina o los ‘hongos mágicos’, dijo en un comunicado el coautor del estudio Robin Carhart-Harris, jefe del Centro de Investigación Psicodélica del Imperial College de Londres.

La experiencia a menudo se caracteriza por una sensación de entrar en otro mundo o dimensión, aparentemente tan real como el presente. El DMT es el que impulsa a la consciencia que tienes de ti mismo, normalmente unida y simultánea de tu ser y de tu cuerpo, a dar un salto cuántico al dividirse en dos estados: una hiperconciencia que flota fuera de tu cuerpo -utilizando como vehículo al cuerpo astral- y una consciencia inconsciente -un piloto automático- que se encarga de las labores de mantenimiento del cuerpo.

Con Xanga las personas tienen acceso a sus propios procesos físicos y mentales mediante imágenes altamente simbólicas, parecidas a los sueños. Se pueden resolver problemas personales difíciles y sentirse mejor en su vida cotidiana; si se profundiza más, la experiencia es altamente espiritual, con una percepción más abierta de la energía que es y esta, y que nos ayuda a expandir nuestra conciencia y conectar con nuestros mismos, nuestros guías espirituales y a encontrar el propósito de nuestras vidas.

Uno de los beneficios de una sesión con esta medicina es que crea una experiencia de sanación de cuerpo, mente y espíritu; las personas son capaces de seguir adelante con sus vidas con más perspectiva y motivación. Cuando una persona tiene una experiencia de este nivel su consciencia recuerda la unidad que tiene con el todo, con la naturaleza y las formas, con sus emociones y sentimientos, tiene un momento de claridad emocional lo que le permite sentir de nuevo y pensar más claro dejando a un lado problemas derivados de las exigencias cotidianas materiales.

La Xanga es un catalizador muy poderoso de cambio, quien prueba esta medicina experimentará que sus ojos se abrieron de una manera extraordinaria y no hay forma de volver a ver el mundo y la vida como antes pues se ha manifestado una nueva forma de ver todo. La Xanga es un medio fácil de usar que puede permitir el acceso al poder medicinal y de la alquimia de la planta y los estados de liberación personal, de consciencia y desarrollo humano.

Cuéntanos tus experiencia con Xanga o DMT en la caja de comentarios de abajo o únete la conversación en nuestro foro de discusión: Grupo Enteógenos

Japi

Japi

Somos una comunidad formativa y de desarrollo de conciencia dedicada a compartir cómo convertirte en tu mejor versión. Japi es una tribu, somos todos; todos los que sabemos que la felicidad es una llama que hace al mundo seguir en movimiento.

Comentarios

Artículos Relacionados

Ancestral
Japi

El Tao: Una filosofía de vida oriental

Tao significa “principio”, “origen”.Es la fuente de todos los seres, el principio absoluto y sin forma que los conforma, les da nacimiento y les otorga una forma.

Medicina
Arely Villagrán

Rapé: Medicina del Viento

El Rapé es una medicina sagrada, que honra la relación ancestral entre nuestros abuelos y el sagrado Tabaco. Se prepara mediante varias combinaciones de tabaco,

Ancestral
Japi

Wirikuta la tierra del peyote y lo sagrado

Los indígenas wixarikas (huicholes) realizan anualmente esta peregrinación hacia el desierto de Wirikuta, para recolectar a sus antepasados: hikuri, venado y agua de los manantiales.

Japiness
Japi

Las reglas del Dalai Lama para ser Feliz

El Dalai Lama escribió una lista con 18 puntos, los cuales, todas las personas del mundo deben seguir para lograr en paz, felicidad y armonía.

Selecciona Tipo de Moneda

Tipo de cambio solo como referencia - Todos los pedidos son procesados en $ Peso mexicano MXN.
  • MXNPeso mexicano ($)